¿Por qué en Venezuela las cacerolas nos recuerdan cómo suena el fascismo?

Protestas en La Grita para liberar a familia detenida por cacerolear

Protestas en La Grita para liberar a familia detenida por cacerolear

El devenir de la situación política en Venezuela nos obliga a desechar las frases construidas y de cliché que se generan, desde los aparatos de propaganda del Gobierno y de la oposición, y definir desde la conciencia y las concepciones, lo que en realidad ocurre en una cotidianidad cada vez mas afectada por la inestabilidad política.

El día sábado 18 de mayo las cacerolas nos recordaron que el fascismo tiene dos sonidos, uno silente que representa las intenciones del poder, mientras trata de pasar bajo la mesa, para evitar por medio de la represión que no se escuchen los gritos de libertad con argumentos de verdad, y un segundo sonido abultado y ensordecedor que es producido por la propaganda, lleno de simbolismos místicos y nacionalistas, que pretenden imponer a una persona y a su única opinión como dueños de una verdad absoluta, que excluye cualquier otra realidad o forma de interpretar al mundo.

Pero, ¿qué ocurrió en realidad?, ¿por qué los medios no reseñaron los sucesos de La Grita?, ¿cómo interpretar a las instituciones que no se han pronunciado en defensa de los afectados?. El sábado en medio de una visita del Presidente Nicolás Maduro a la población de La Grita, la comunidad decidió protestar con un cacerolazo, lo que provocó el ensañamiento de los grupos afectos al Presidente Nicolás Maduro, en un principio por medio de amenazas de muerte, lo que ya es bastante grave y debería ser investigado y sancionado, pero tras la interrupción de la reseña que realizaba el Sistema Bolivariano de Información y Comunicación debido al sonido de la protesta, comenzaron los atropellos, escoltas del Jefe de Estado, efectivos de Casa Militar y del Sebin, ingresaron sin una orden emitida por las autoridades competentes en la casa de Carlos Alejandro Parra quien fue detenido junto a su hermana Karla Yoraima Parra sin justificación legal y sin derecho a un juicio, también resultó agredida una joven de 16 años de edad, quien fue golpeada en el rostro por un escolta del Presidente de la República, despertando la indignación de sus familiares, lo que supuestamente justificó la detención de su padre José Beltrán Benítez.

La población del Municipio Jauregui se vio obligada a reaccionar por medio de una protesta pacifica y lograron obtener la libertad de estas familias, sin embargo acá esta la clave de lo que el Gobierno no quiere que se sepa. No sólo quieren que la represión a las familias tachirenses continúe silenciada, sino que no pueden permitir que las protestas suenen más que sus propagandas.

Varios y suficientes son los indicios del transitar del Gobierno venezolano hacia un totalitarismo fascista y en cada uno de los casos se ha despertado la indignación del pueblo venezolano, de los opositores, de la comunidad internacional, de las instituciones que no terminan de acomodarse ante tal ingobernabilidad y del chavismo, lo que inicia en Venezuela una diferenciación entre quienes se consideran maduristas y quienes tratan de preservar el valor histórico del liderazgo del Presidente Chávez y esto, en especial incomoda al Gobierno, a tal punto de utilizar todo su poder de propaganda para silenciar estas diferencias y tratar de hacernos creer que el madurismo es exactamente igual al chavismo o que no existe, y que toda persona que disienta de la verdad impuesta esta automáticamente divorciada de las realidades del pueblo.

Las cacerolas, nos están recordando que el jueves 16 de mayo simpatizantes del chavismo fueron expulsados de una asamblea popular por el propio Presidente Nicolás Maduro, que el pasado 2 de mayo la dirigente Carmen Díaz fue silenciada y humillada en cadena nacional de radio y televisión por emitir una critica argumentada, pero, las cacerolas también nos recuerdan que desde el 15 de abril son múltiples las denuncias de torturas por parte de funcionarios de la Guardia Nacional.

El Fascismo tiene dos sonidos, el de la represión silente y el de la propaganda abrumadora y ambos se escuchan en el pueblo como dramáticos lamentos de sufrimiento, pero las cacerolas también tienen dos sonidos, el silente, que tan sólo es un mientras tanto y que pone al pueblo a pensar en su realidad o el sonido de la protesta, que evidentemente es capaz de destapar las represiones y de sustituir las propagandas del Gobierno por los argumentos liberadores del pueblo.

Published in: on 19 mayo, 2013 at 1:53 PM  Comments (1)  
Tags: , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://maxsuarez.wordpress.com/2013/05/19/por-que-en-venezuela-las-cacerolas-nos-recuerdan-como-suena-el-fascismo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Es Evidente que los Venezolanos no queremos a un Ursupador e ilegalNMaduro porque perdio las elecciones y fue impuesto como Pdte
    los venezolanos por el CNE SEGUIREMOS Caceroleando a ese Impostor, hasta que lo Saquemos a esos inutiles e ignorantes corruptos !

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: