capitalista

Cultura y Globalización

Posted on

Pienso que algunas épocas son marcadas por granes revoluciones, sin duda vivimos en un mundo, legado de nuestros predecesores, y todas y cada una de estas revoluciones han transformado en una u otra medida nuestra realidad global y mundial, pero sobre todo, al referirnos a los procesos transformadores del capitalismo, podemos entender como en la necesidad de abarcar todo el mercado, hemos transformado de un modo radical, todos los elementos culturales mundiales. Y en este sentido mis opiniones comienzan a diferenciarse de las teorías expuestas por Ortiz en “Mundialización y Cultura”, no considero un reduccionismo plantearse que el sistema de ordenamiento económico va a convertirse en causa de las modificaciones culturales, de hecho pienso que es el principal elemento a considerar, y en este sentido si la mundialización va a depender directamente de la globalización. Es lógico pensar que la modificación de costumbres en razón de un juicio económico es un fenómeno que va a traspasar las fronteras, sobre todo si el mercado traspasa estas mismas fronteras. La división internacional del trabajo va a venir a  delimitar mercados, para que exista un equilibrio racional entre productores y consumidores, y este aspecto económico también deberá influir en las relaciones, porque quién mas se relacione con un productor, va a ser precisamente quien presenta la necesidad a suplir, por ende en este aspecto de la mundialización también la globalización tiene una relación dominante, pero no sólo estos aspectos, podrían ser evocados como consecuencias de la modificación de las culturas por el orden global. Si nos adentramos en la actual concepción de la globalización, debemos tener en cuenta que el libre mercado, prácticamente significa la libre competencia, es decir, un todos contra todos económico, en donde el argumento es aplicado para facilitar la competencia de las grandes empresas, contra las pequeñas y medianas, más que para eliminar la división internacional del trabajo, es en esta competencia desmedida de David contra Goliat, en donde podemos ver el abandono de métodos tradicionales y artesanales de producción para poder entrar en la batalla económica planteada. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios